Cuentos de amigas. Laura Freixas (ed.)

Cuentos de amigas

ISSN 2171-9985 Núm. 6
31.08.2009

Rosa Chacel, Carmen Martín Gaite, Josefina Aldecoa, Esther Tusquets, Cristina Peri Rossi, Cristina Fernández Cubas, Soledad Puértolas, Nuria Amat, Paloma Díaz-Mas, Clara Sánchez, Juana Salabert, Flavia Company, Luisa Castro, Lucía Etxebarria y Espido Freire.

Anagrama. Barcelona, 2009.
270 páginas – 18 €.

En una nota previa a Swimming pool, Juli Disla propone un juego: que sea el lector quien, antes de comenzar la lectura, o durante el transcurso de la misma, asigne género a los cuatro personajes que intervienen en la obra. No importa, pues, que A, B, C o D sean hombres o mujeres; es más, esa indefinición en la escritura, el flirteo con ese texto de-generado, es un atractivo más de la comedia, un valor añadido que pone en evidencia la poca importancia que el sexo adquiere, hoy en día, a la hora de definir caracteres, de perfilar roles.

Este ejercicio, en el que nada importa, salvo para nuestros prejuicios, si imaginamos o no alguno de los personajes como femenino, es un campo en el que algunos autores no quieren entrar. Laura Freixas es una de estos: para la autora el juego no existe sino como competición, como el final de una larga carrera en la que, además, los jueces no son imparciales.

La escasez de personajes femeninos complejos en la Historia de la Literatura, la percepción de que parte del público entiende la literatura escrita por mujeres como de peor calidad o la atención sesgada que ofrecen los medios hacia las escritoras son algunas de las razones por las que Freixas entiende que existe una literatura femenina con características propias, un grupo «que tiene en común su punto de partida: la falta de una tradición de mujeres autoras»; una literatura a la que, afirma, no se evalúa bajo los mismos parámetros.

Por todo ello se decide Freixas, una vez más, a recopilar una serie de relatos escritos por mujeres. Cuentos de amigas pretende, así, ser una muestra de lo que el panorama actual puede ofrecer cuando el criterio de selección elegido es el “escritoras españolas en castellano del siglo XX”. Y, en cierto modo, la muestra consigue serlo.

Y lo es porque la selección, desigual en calidad e interés, representa de algún modo la oferta actual. Ofreciendo algunos relatos estupendos, como los de Rosa Chacel, Carmen Martín Gaite, Paloma Díaz-Mas o Luisa Castro, e incluyendo a autoras interesantes, como Cristina Fernández Cubas o Nuria Amat, Cuentos de amigas consigue, con mejores y peores relatos, demostrar que, en el campo literario, la mujer puede estar igual de capacitada o ser igualmente mediocre que cualquier hombre.

El resto, la voluntad de Freixas de «reconocer la deuda histórica hacia ciertas escritoras» o el deseo de «romper una lanza a favor de la literatura escrita por mujeres» ya no tiene sentido. De ser así, siempre habría sido preferible dar a conocer alguna de las buenas escritoras que lo fueron cuando esto era inconcebible o estudiar a las que, dentro de la Historia de la Literatura universal, y no siendo tenidas en consideración por occidente, consiguieron no sólo escribir, sino ser el motor de arranque de lengua, literatura y escritura como ocurriese con las damas literatas de la corte de Heian en el Japón de los siglos VIII al XII.

Y es que, de ser necesario, la buena literatura escrita por mujeres debería ser reivindicada únicamente mediante buena literatura.

Juana Casimiro

 

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>