84, Charing Cross Road. Helene Hanff

84, Charing Cross Road

ISSN 2171-9985 Núm. 21
28.01.2014

Anagrama. Barcelona, 2013.
128 páginas – 10 €.

Siempre he pensado que los libros epistolares son un recurso fácil y manido que utiliza cualquier narrador mediocre para, amparándose en la estructura de la carta, escribir menos. En muchas novelas se abusa de ello, generalmente para demorar el descubrimiento de un antepasado fallecido, pero en este libro (no sé si debo llamarle novela) es todo lo contrario. La sustancia que pega el sello es una joven neoyorquina que, en la búsqueda de un libro, se pone en contacto a traves de una carta con una librería de viejo que se anuncia en el periódico.

La correspondencia se sucede generando mil aventuras, y ahí es donde la autora demuestra su talento ya que condensa el asunto de las cartas para que cada una de ellas se convierta en una trama concreta en lugar de ofrecerlas como una sucesión de misivas impostadas y artificiosas. Pero sobre todo porque tras esas frases se esconden muchas cosas: principalmente la devoción por la lectura, y por ende por los libros, que se plasma al hacernos cómplices de esa historia; además de mucho humor, ternura, curiosidades y detalles que pululan para que el lector imagine qué hay detrás de las misivas. Es lo que en el cine llamamos ‘fuera de campo’ ―que es lo que la cámara no nos enseña pero sabemos que interviene―, o lo que, por ejemplo, imaginamos cuando en teatro escuchamos que alguien grita fuera de la escena. En 84, Charing Cross Road se nos da a modo de puzzle: el año de la carta, el contexto internacional, la profesión y los éxitos de la protagonista o el resto de ojos que ven las cartas.

Pero los lectores más sensibles también apreciarán otros detalles: la vida que hay detrás de todos ellos, el paso del tiempo, su evolución y experiencias que se manifiestan en la dirección remitente, en la firma e incluso en pequeños detalles (los más avezados descubrirán, si no me ha engañado la traducción, que incluso uno de los protagonistas utiliza una máquina de escribir particular que tiene alguna peculiaridad ortográfica).

Además hay juego entre Inglaterra y Estados Unidos y los libros no son un McGuffin más sino que adquieren protagonismo e intervienen ellos mismos de un modo decidido en las cartas. Por otra parte, Helene Hanff ofrece más metaniveles en su libro: ahora ya puedo incurrir en la osadía de decir que 84, Charing Cross Road es un poemario con intriga ya que al fin y al cabo muchas de sus cartas son poemas geniales que evocan bastante más que algunas rimas llenas de metáforas y, a la vez, sabe heredar la estructura de la novela y de las bellas historias.

Lógicamente recomiendo 84, Charing Cross Road* encarecidamente y, añadiendo motivos más personales, les aseguro que es un gran libro. Y lo digo porque nada más leer su última página me sentí con la necesidad de escribir una carta y enviar un ejemplar* a la lectora idónea sita en Dublín.

*84, Charing Cross Road de Helene Hanff, a través de la traducción de Javier Calzada. En la reimpresión de la edición limitada de Anagrama de 2002. ISBN:978-84-339-6129-7

**Un amigo, cinturón marrón en estadísticas marciales y negro en librerías subterráneas, me enseñó que siempre que te gusta un libro hay que comprar otro igual: uno para regalarlo y otro para mantenerlo. Ese maestro fue quien me regaló y descubrió esta delicia.

Israel Pedrós Pastor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>